¡No estás enfermo, tu cuerpo tiene sed!

Actualizado: 24 sept

por: ALHA&HEALTH


Por sensacional que parezca la frase, según los estudios científicos realizados por una de las mayores autoridades sobre el agua y sus efectos fisiológicos, el Dr. Fereydoon Batmanghelij, eso es lo que sucede en la mayoría de los casos (ver su video).

Lo que ahora se conoce mundialmente como "SÍNDROME DE DESHIDRATACIÓN CRÓNICA" ha afectado de manera devastadora la salud de la población en general.

Al estar deshidratado, nuestro cuerpo inicia un proceso que baja la producción de Serotonina, en consecuencia de Melatonina, lo que afecta directamente al sistema inmunológico y aumenta exponencialmente la liberación de histamina.

La combinación de estos factores desencadena una auténtica avalancha de consecuencias para la salud.


¿Estoy deshidratado?

Una gran parte de la población comienza a preocuparse solo cuando comienza a sentir los síntomas de una deshidratación más severa, que son:

  • náuseas matutinas

  • Angina de pecho

  • fibromialgia

  • dolor crónico

  • Dolores de cabeza

  • ojos apagados

  • Boca seca

  • Pérdida de peso o aumento de peso

  • Piel seca

  • pérdida del equilibrio

  • Dolores musculares

  • dolor en las articulaciones

  • intestino atascado

  • Confusión

  • presión arterial descontrolada

  • arritmia cardiaca

  • Entre otros síntomas.

La forma más práctica de saber si estás deshidratado es observando el color de tu orina. Una orina amarillenta significa deshidratación. (con la excepción de la primera orina de la mañana o la ingesta de medicamentos).

Si le preocupa la extensa lista de síntomas, esta es solo la punta del iceberg.

La deshidratación desequilibra la homeostasis del organismo y provoca episodios de acidosis cada vez más recurrentes. Un ambiente fisiológico ácido es un refugio para enfermedades graves de todo tipo. Peor aún si esta acidosis llega a la sangre.

El equilibrio del pH mantiene la sangre en aproximadamente 7,4, con una proporción normal de HCO3-(aq) a H2CO3 de 20:1, respectivamente.

Si esta relación se altera de alguna manera, puede causar daños graves en el organismo, con cambios metabólicos profundos, que pueden conducir a la muerte. Ver artículo sobre alcalosis y acidosis haciendo clic AQUÍ.


¿Cuánta agua debo beber?


Teniendo en cuenta que la pérdida de agua de un adulto es de 1 a 4 litros al día, debe ingerir al menos 30 ml de agua por kilogramo de peso corporal.


La buena noticia es que tanto para el problema de deshidratación como de acidosis existen en el mercado ionizadores de agua (como el que ofrece la empresa ALKA&HEALTH), que pueden revertir y prevenir por completo ambos problemas y mucho más.


También te puede interesar este otro contenido sobre deshidratación. >> HAGA CLIC AQUÍ <<